fbpx
Skip links

Virgen del Perpetuo Socorro 

La Virgen del Perpetuo Socorro es reconocida por su papel intercesor constante y su ayuda perpetua para los fieles creyentes. La devoción a esta advocación mariana perduró con los siglos, siendo una figura de veneración en la Iglesia Católica. Se le venera no solo en España, donde numerosas iglesias y capillas están dedicadas en su honor, sino también en muchos otros países del mundo.  

Su imagen, caracterizada por la representación de María sosteniendo al Niño Jesús, es un símbolo de consuelo y esperanza para los devotos que acuden a ella en busca de ayuda espiritual y protección divina. 

 

Historia de La Virgen del Perpetuo Socorro  

Su historia se remonta al siglo XV, cuando una imagen icónica fue pintada en la isla de Creta, posiblemente por un artista desconocido. Esta pintura, conocida por su belleza y misteriosa historia, atrajo la atención de los cristianos ortodoxos griegos durante la ocupación musulmana de la isla. 

En el siglo XVIII, la imagen fue trasladada a Roma y colocada en la iglesia de San Mateo, donde ganó popularidad entre los devotos. A partir de entonces, se comenzó a venerar bajo el título de «Virgen del Perpetuo Socorro«, en referencia a su capacidad de proporcionar consuelo y protección continua a quienes la invocan. 

La historia de la Virgen está marcada por eventos significativos, incluyendo su restauración y traslado a la iglesia de Santa María en Posterula en 1866, donde actualmente se encuentra en la Capilla de los Padres Agustinos. 

 

Milagros de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro 

La devoción hacia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro ha sido acompañada de numerosos relatos de milagros atribuidos a su intercesión. Entre ellos se cuenta la historia de un comerciante que fue el primero en adquirir la famosa pintura procedente de Creta. El hombre, piadoso, decidió llevar la pintura a Italia para evitar daños. En plena travesía por el Mediterráneo se desató una gran tormenta y el mar embraveció, en ese momento el comerciante sacó la imagen de la Virgen y la dirigió hacia el cielo y pidió clemencia divina, en ese mismo momento el mar se calmó. 

Años después, el comerciante pidió a un buen amigo que tras su fallecimiento llevase la imagen a la iglesia, pero su amigo no pudo cumplir ya que su esposa se había enamorado de la obra de arte. A partir de ese día la Virgen comenzó a aparecérsele al hombre diciéndole que debía cumplir la promesa hecha a su amigo, pero no le hizo caso, por lo que enfermó y murió poco tiempo después.  

La imagen causó daños a quienes la poseyeron durante años hasta que por fin fue depositada en la iglesia de San Mateo.  

 

¿Qué se le pide a la Virgen del Perpetuo Socorro?  

Los fieles acuden a la Virgen del Perpetuo Socorro solicitando su intercesión especialmente en momentos de dificultad, enfermedad o peligro. Los devotos le piden consuelo en tiempos de tristeza, fortaleza en la fe y protección tanto física como espiritual para ellos y sus seres queridos.  

Además, se le implora por la paz en el mundo y por la unidad entre las personas. La imagen es vista como una madre compasiva y amorosa que escucha las oraciones de sus hijos e intercede ante Dios en su favor. 

 

¿Dónde está la virgen del Socorro Perpetuo? 

La imagen venerada de la Virgen del Socorro Perpetuo se encuentra actualmente en la Capilla de los Padres Agustinos, ubicada en la iglesia de Santa María en Posterula, Roma. Este lugar ha sido su residencia desde 1866, donde los fieles acuden para rendirle homenaje y solicitar su intercesión.  

La capilla es un centro de devoción y peregrinación, donde la Virgen María bajo esta advocación es reverenciada por su capacidad de proporcionar consuelo y ayuda continua a quienes la invocan con fe. 

 

¿Cuándo es el día de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro?  

El día dedicado a la Virgen del Socorro Perpetuo se celebra cada 27 de junio en el calendario litúrgico de la Iglesia Católica. Esta fecha conmemora la devoción hacia la Virgen María bajo esta advocación y es una ocasión importante para los fieles que acuden en peregrinación y participan en actos de veneración y oración en su honor. 

 

Oración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro 

Oh, Madre del Perpetuo Socorro, concédeme la gracia de que pueda siempre invocar tu bellísimo nombre ya que él es el Socorro del que vive y Esperanza del que muere. Ah, María dulcísima, María de los pequeños y olvidados, haz que tu nombre sea de hoy en adelante el aliento de mi vida. Cada vez que te llame, Madre mía, apresúrate a socorrerme, pues, en todas mis tentaciones, y en todas mis necesidades propongo no dejar de invocarte diciendo y repitiendo: María, María, Madre Mía. 

Oh, qué consuelo, qué dulzura, qué confianza, qué ternura siente todo mi ser con sólo repetir tu nombre y pensar en ti, Madre Mía. Bendigo y doy gracias a Dios que te ha dado para bien nuestro ese nombre tan dulce, tan amable y bello. Mas no me contento con pronunciar tu bendito nombre, quiero pronunciarlo con amor, quiero que el amor me recuerde que siempre debo acudir a ti, Madre del Perpetuo Socorro. 

Leave a comment

doce + catorce =

Ir al contenido